Nuevo decreto obliga a entidades públicas y privadas a formular planes de gestión del riesgo de desastres