Testimonios –Trasplantes

JUAN SOCORRO...

El ‘Sabor’ de una Nueva Vida

 

 

"Chef de uno de los centros recreacionales más exclusivos del Huila,

este trasplantado tiene el don no solo de preparar una exquisita comida,

sino y por sobre todo ‘Servir’ a quien lo necesita".

 

Si hay alguien en la vida que tiene sabor es él. Sabor en la familia, sabor en su servicio social, sabor en la cocina,… en realidad y para decirlo con franqueza: ‘un negrito sabrosón’. Pero detrás de su sonrisa, esculpida por grandes y blancos dientes, hay toda una historia de tristeza, desesperanza, persistencia y superación.

Juan Socorro Perea, nació en Condoto (Chocó), uno de los pueblos privilegiados por la naturaleza en el departamento del Chocó, pero olvidado por el Gobierno, como tantos otros municipios del país. Sin embargo, fue allí donde descubrió el maravilloso sabor que imprime natura a los manjares de la vida.

Por cosas del destino y del amor, llegó al vecino departamento del Caquetá donde perfeccionó el arte de la cocina. Allí transcurría su vida en normalidad hasta el 2006, año en que comenzaron sus problemas de salud y partir del cual su vida dio un giro radical en su concepción de servicio a la sociedad.

Es el primer trasplantado de riñón en el Huila y a la fecha, desde hace dos años, son más de 80 los pacientes que en la región han recibido trasplantes. El 95 por ciento de estos procedimientos ha sido éxitos y la mayoría como Juan Socorro, volvieron a nacer.

La enfermedad

“Me di cuenta del problema renal en junio del 2006 cuando los médicos detectaron la falla de mi riñón. Remitido a la capital del Huila me descubrieron insuficiencia renal crónica. Estaba en el proceso de diálisis y recuerdo que el médico Ernesto Barragán me informó que lo único que suplantaba la diálisis era el trasplante”, señala Perea.

Inició entonces el proceso de solicitud de autorización de trasplante con la EPS a la que se encuentra afiliado, pero la Junta Médica no permitía el procedimiento en Neiva, sino en Bogotá o Cali. Pero como el que persevera alcanza, logró que le autorizaran el trasplante el 5 de febrero de 2007, con donante vivo, de parte de una de sus hijas.

Juan recuerda que “el trasplante resultó todo un éxito pero se produjo una trombo en el riñón donado, la acumulación de sangre no permitió el trabajo del nuevo órgano. Eso sí que resultó ser una tristeza profunda para mi familia, mis hijos,… un momento de fracaso”.

Sin embargo no se dio por vencido e ingresó a la Unidad de Diálisis de la Central de Especialista, Juan Socorro seguía buscando un donante. Con la documentación en regla la EPS autorizó el segundo trasplante, que se realizó el mismo año.

“Esa misma semana, el 17 de junio del 2007, fue el mejor regalo de padre que me dio Dios, el segundo trasplante que hasta el momento ha sido un éxito, una felicidad. Mi familia, mi madre, todos los que sufrían por mi enfermedad, volvieron a reír” señala Juan Perea.

Fue entonces por esos días que Juan y su familia decidieron quedarse en Neiva. Afirma sin titubeos que “aquí conseguimos los necesario para recuperarnos. Hoy estamos bien y trabajando en mi oficio de chef en la cocina del Club Los Andaquíes.

Con una seguridad insondable asegura que “todos los días le doy gracias a Dios y le pido por estos médicos para que les de más sabiduría, para que puedan atender a todos mis compañeros de enfermedad y para que realicen intervenciones, incluso, mejorares que las que me hicieron a mí”.

Menos trabas

Aunque Juan se siento muy bien –no deja de agradecer al Todopoderoso-, y por su forma de vivir está como si nunca le hubiera pasado nada, hizo un duro cuestionamiento a las EPS para que autoricen sin dilaciones los trasplantes que requieren sus afiliados.

Denunció que hay algunas EPS que se han dedicado a negar todas las órdenes de solicitud de trasplantes a pesar de que esta es una enfermedad que se encuentra en el Plan Obligatorio de Salud y por esta justificada razón, no deben negarla.

“Les pedimos que se pongan la mano en el corazón porque cuando un paciente está trasplantado, es deber de la EPS suministrarle el medicamento requerido, que se hace imprescindible para que el cuerpo no rechace el órgano donando”, señala Juan Socorro.

Afirmó que los trasplantados están pasando por una situación muy difícil, pero no solo en el Huila sino en Colombia, porque si no interponen tutela es posible que los medicamentos no sean entregados y si eso ocurre van a tener un rechazo y a perder su injerto.

Dios nos hace cambiar

Juan Socorro no duda en asegurar que “después de la enfermedad uno tiene que cambiar porque mi Dios lo hace cambiar. Es reconocer que uno como paciente ha sufrido y que ahora goza de la libertad, viviendo con normalidad, cuando en diálisis se vive sometido a los aparatos”

La forma en que este hombre ha cambiado es ayudando y entendiendo a los demás, estando pendiente de lo que pueda hacer por quienes hoy tienen un problema que ya superó, labor esta que desde todos los sectores le reconocen a Juan Socorro.

El liderazgo que hoy ejerce vino luego de la enfermedad. “Cuando me trasplantaron la segunda vez, le pedí a mi Dios que me diera carisma para poderle ayudar a todos los compañeros que vienen detrás de mi sufriendo esta enfermedad. Por eso aquí en el Huila tenemos muchas cosas para hacer, para ayudar a los demás y a los otros”, afirma como representante de los Trasplantados en la Coordinación Regional 6.

Hay que donar

Juan Socorro habla con propiedad de lo que conoce “Yo le pido a toda la comunidad colombiana que se haga donante de órganos y tejidos, si uno muere, el cuerpo va a la tierra, si uno dona puede salvar 55 vidas. Hoy me toca a mí, mañana a otros. Muchas personas tienen la mentalidad de que los médicos lo que hacen es comercializar con los órganos, pero eso no es así, no existe forma alguna en que un especialista pueda realizar ese tipo de negociación. Un donante, mañana puede ser un receptor”.

Esta es la vida de Juan Socorro. Mientras alista la receta para el día siguiente, saca su libreta de apuntes y organiza en la agenda del día: visita a la unidad renal, entrevista con la directora regional de trasplantes, tutela a la EPS que no quiere autorizar la operación de uno de sus afiliados, acción popular por los medicamentos, en fin, … definitivamente un hombre nuevo, entregado con sabor de vida al servicio de sus semejantes. 

 

 

 Dona tus órganos…. Prolonga la vida. 


Número de visitas a esta página 404
Fecha de publicación 18/07/2017
Última modificación 18/07/2017