Acciones para atender emergencia por derrame de crudo

La Gobernación del Huila a través de la Unidad Departamental para la Gestión del Riesgo y Desastres coordina las acciones para atender la emergencia causada por el derrame de crudo que cayó al río Magdalena y  a la Represa de Betania.

De acuerdo al reporte entregado por la Unidad Departamental para la Gestión del Riesgo, la emergencia se registró el día domingo 10 de noviembre a las 21:00 horas, tras un accidente vehicular que se presentó en la vía Gigante-Hobo en el lugar llamado La Batea, en el que un carro-tanque cisterna que transportaba hidrocarburos se volcó,  provocado  el derramamiento de 230 barriles de crudo.

El hidrocarburo se derramó sobre la carretera y parte del crudo cayó a la quebrada La Guandinosita, afluente que desemboca al río Magdalena  y a la Represa de Betania.

La empresa que transportaba el crudo, que venía de Villa Garzón, Putumayo con destino a la ciudad de Barranquilla, es Redline.

Una vez conocida la situación, se activó el Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo con el fin de atender la emergencia.

La Corporación del Alto Magdalena, Cam, se encuentra en la zona junto con la empresa S.O.S haciendo las labores de contingencia  y realizando las labores de limpieza  y de recuperación del hidrocarburo que cayó a la fuente hídrica.

Así mismo, se ha  dispuesto de una barrera de contención a la altura del Puente Paso El Colegio, para que el crudo no se siga esparciendo más  sobre el río Magdalena.

Ante la magnitud del derramamiento del crudo, la Cam estableció contacto con  el sector productivo del embalse de Betania, quienes activaron los planes de contingencia, al igual que los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo.

Para tener en cuenta

La Oficina para la Gestión del Riesgo, recomienda a los pobladores del área de influencia del río Magdalena y de la Represa de Betania, abstenerse de utilizar agua del afluente  y del embalse para el consumo humano y de animales.

Así mismo, las autoridades ambientales serán las encargadas de determinar si se debe tener cuidado con el consumo de los peces, pues se están realizando los estudios técnicos para saber el nivel de contaminación que se registró con el derramamiento del crudo.

Este martes se reunirá Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo para determinar las  acciones que se adoptarán.  

El llamado

Ante la emergencia generada por el derramen del crudo en el río Magdalena y la Represa de Betania, el Gobierno Departamental, liderado por Carlos Mauricio Iriarte Barrios,  reitera la solicitud  de la construcción de un poliducto que traería principalmente dos beneficios para el departamento del Huila. Uno, evitar accidentes y desastres naturales como el registrado este domingo en la vía Gigante-Hobo.

Y dos, disminuir el tráfico vehicular por cuenta de los carro tanques que a diario se movilizan  por las carreteras del Huila, transportando crudo y que han congestionado la movilidad del departamento.

Recomendaciones

El Gobernador como Presidente del Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres del Huila, se permite recomendar las siguientes medidas y acciones:   

Los alcaldes de los municipios aguas abajo del río Magdalena, considerando el sitio de ocurrencia del siniestro, procuren la activación de sus CMGRD con el fin de adoptar las estrategias de respuesta y los preparativos para la mitigación de posibles efectos generados por el evento referido.
 
Las Secretarías de Agricultura, Salud, la CAM, Aguas del Huila y demás autoridades ambientales coordinar localmente la aplicación de acciones de mitigación para evaluar la posible contaminación del afluente del río Magdalena y propiciar la aplicación de los planes de contingencias de los diferentes sectores.
 
Las empresas petroleras apoyar y facilitar los medios para aplicación de protocolos de respuesta con el fin de controlar la contaminación del río Magdalena y minimizar los efectos en los sectores productivos, salud, ambiental del departamento.

La comunidad rivereña del río Magdalena que consuma y haga uso del agua del río; estar atenta a las recomendaciones de las autoridades locales, ambientales y evitar en lo posible el consumo de agua para personas y animales del afluente hídrico.

Los prestadores de servicios públicos que surten acueductos locales y/o veredales del río Magdalena vigilar y tener especial precaución sobre la calidad del agua para el suministro a la población.

La comunidad en general debe atender las recomendaciones de las autoridades ambientales y de salud respecto al consumo de peces provenientes del rio Magdalena.

Las empresas del sector piscícola deben activar sus planes de contingencias para evitar repercusiones y efectos negativos en la productividad del sector, dada la posible contaminación del agua por petróleo crudo.


Número de visitas a esta página 2183
Fecha de publicación 12/11/2013
Última modificación 13/11/2013