La Cañada, en El Agrado, cumplió su sueño de tener acueducto propio